Blog

Mi experiencia como auxiliar de conversación: 1/2

¡La convocatoria de Auxiliar de conversación para el año 2019 ya ha salido!

¿Pretender ser auxiliar de conversación en Inglaterra y no sabes qué esperarte? A continuación, te cuento mi experiencia.

vivir en Inglaterra

Último año de carrera de Traducción e Interpretación, muchos nervios e incertidumbre. ¿Y ahora qué? En esas estás cuando te comentan que existe la posibilidad de irte a enseñar español como auxiliar de conversación en Inglaterra.

Suena bien. Un año con un futuro algo más claro, reforzando tu herramienta de trabajo (el idioma, en mi caso concreto, el inglés) y aprovechando para ver si la docencia me podría resultar interesante.

¿Qué méritos presentaste?

Con la idea de irme a Inglaterra, reuní toda la información de la que disponía para sumar puntos y conseguir la plaza, ya que hay muchas más solicitudes que vacantes. Envié certificados de idiomas, experiencias previas como traductora e intérprete, certificados de prácticas, diversos cursos de todo tipo (relacionados con la enseñanza, de manipulador de alimentos…), certificado de premios de escritura, etc. Más vale que sobre que no que falte. Al fin y al cabo, todo puede llegar a servirte en la teoría: manipulador de alimentos para el comedor, certificados de lenguas extranjeras para demostrar que vas a ser competente allí en su lengua, premios de escritura para probar que dominas tu propio idioma, etc.

Personalmente, decidí elegir ciudades grandes en Inglaterra. Aunque me seleccionaron, era difícil satisfacer las elecciones de todos y acabé en Doncaster, un pequeño pueblito cerca de Leeds.

letras idiomas

¿Cuándo recibiste la carta de aceptación?

El colegio me mandó la carta a finales de junio para empezar en septiembre, así como un adjunto con diversas posibilidades de alojamiento que ya tenían preparadas. Esto me fue muy útil y enseguida me puse manos a la obra. Tras escribir a varios caseros, elegí a los que se convirtieron en mi familia inglesa, ya que era el sistema consistía en compartir casa con los propios dueños: Pam, Ray y la perrita Skyla.

 

¿Y qué tal la experiencia?

Mi experiencia personal fue muy buena. Es cierto que a mí me encantan las grandes ciudades. Ya había vivido un año en Londres y me había resultado una ciudad increíble. En todo caso, esta pequeña ciudad, si bien, por el tamaño, no era lo que más me entusiasmaba, tenía una gran ventaja: su gente. Al ser una ciudad pequeñita, sus habitantes eran extremadamente cálidos y acogedores (independientemente de la fama que tienen los ingleses; no son fríos en mi experiencia, solo tienes que conocerlos). Mis caseros me hicieron sentir en casa, organizando comidas para todos y enseñándonos su dialecto. El colegio no fue menos: todos los profesores me recibieron muy calurosamente y me invitaron a cada cena extraescolar que había. Todos me hicieron sentir muy bienvenida.

 

¿A qué cursos dabas clase?

Como auxiliar de conversación en Inglaterra, me encargaba de asistir a la profesora titular de español con la parte oral. Principalmente daba clases individuales o en parejas a estudiantes de Year 12 (16-17 años). También tenía una clase a la semana con un alumna aventajada de Year 11 (15-16 años) que había vivido en España y sentía que las clases para los estudiantes de su curso se le quedaban cortas. Por último, se dedicaban un par de horas a hacer actividades divertidas para estudiantes más jóvenes de Year 8 (12-13 años).

 

¿Qué contenidos enseñabas?

En el caso de los estudiantes de Year 12, la labor del auxiliar de conversación en Inglaterra se basa principalmente en reforzar, de manera oral, los temas que tratan en clase: programas de telerrealidad, medio ambiente, telefonía, etc. Ocasionalmente, se repasaban conceptos básicos como las cifras (grandes cifras, evidentemente) o los conectores para poder hilar la conversación con mayor naturalidad. A menudo, hacía tarjetas con los temas que estaban tratando y les proponía una situación en particular con un guion para que entablaran conversación en parejas. En general, la profesora te dejaba preparar tus propios materiales, pero te orientaba sobre los temas que era necesario tocar. En ocasiones, también te daba materiales que ya estaban preparados.

 

Ej: Vendedor y comprador en tienda de telefonía móvil.

Tarjeta 1: Vendedor
-Saludos
-Preséntate y pregunta en qué puedes ayudarlo/a
-Comenta que existen diferentes planes según minutos y megas. Recomienda el plan de más megas (20 euros)

Tarjeta 2: CompradorPor ejemplo, entras una tienda a comprar un móvil
-Saluda de otra forma diferente
-Dile que buscas un nuevo plan porque no estás contento con el que tienes. Cuéntales por qué no estás contento y deja que te comente los planes que hay.
-Dile que entiendes las opciones, pero que te interesa más un plan con más minutos, porque no usas muchos datos. Dile para qué usas el móvil principalmente.

 

Este ejemplo podía tener muchos más guiones y siempre se le animaba a que contaran cualquier detalle que se les ocurriera. Yo los escuchaba y corregía o mejoraba algunas cositas. Igualmente, animaba la temática cuando parecía decaer.

Algunas veces también ayudaba a corregir algunas redacciones o ejercicios (en lápiz, ya que la profesora supervisaba en función de lo que ya había enseñado o no). En los tiempos libres entre hora y hora, me dedicaba a preparar materiales para otras clases.

 

¿Y tú? ¿Te vas el próximo año? Si quieres seguir leyendo la segunda parte sobre mi experiencia como auxiliar de conversación en Inglaterra, síguenos en Facebook, ya que la subiremos en los próximos días.

 

Si necesitas solicitar presupuesto para una traducción, puedes hacerlo aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *