Blog

Traducción Legal – Servicios Profesionales

Traducción Legal

¿Necesitas gestionar algún documento con fines jurídicos y requieres traducirlo de su lenguaje original? 

En este caso los servicios de un profesional de la traducción legal podrán solucionar este problema, te ayudaremos a conocer qué es, cuál es su alcance en cuanto a los detalles, la precisión y conocimiento en todo tipo de certificaciones legales, mientras aclaras dudas en cuanto a diferencias con la traducción jurada

¿Qué es traducción legal?

La traducción legal es aquella especialidad que se encarga de la traducción de un lenguaje a otro de documentos de carácter administrativo y jurídico emitidos por entidades públicas o por empresas del ámbito privado. 

Es considerado como un proceso complejo dada su naturaleza interpretativa, donde el traductor jurídico debe mantener la equivalencia de significado entre los idiomas involucrados. Debiendo contar con la experiencia y conocimientos que le permitan traducir de manera clara tanto el espíritu de la ley como el alcance de términos legales contenidos en el texto. 

El campo de aplicación de los servicios de traducción legal es muy amplio, siendo aplicables al derecho mercantil, inmigración, recursos humanos, marcas registradas y patentes, derecho administrativo, derecho informático, derecho de familia, derecho penal y derecho laboral. 

¿Para qué sirve la traducción de documentos jurídicos?

El alcance de traducción legal es aplicable en cualquier documento elaborado por un abogado, asesor legal, funcionario público o juez, así como documentos financieros contentivos de lenguaje jurídico que requieren de los servicios de un traductor profesional legal.

El campo de las leyes y sistemas legales es muy complejo, por tanto, no es suficiente dominar el idioma original del documento en la traducción jurídica o legal

Es imprescindible, además, sólidos conocimientos en derecho comparado, es decir, tanto del sistema legal del texto original como del país o lenguaje a la que se traduce, conociendo así toda la terminología. Un documento jurídico con errores en su traducción ocasionará retrasos en la gestión, pérdidas económicas o graves consecuencias jurídicas. 

Por ello, la traducción de documentos jurídicos sirve para iniciar cualquier proceso, acreditación o procedimiento legal o financiero que suponga la determinación de derechos y obligaciones entre los involucrados y que necesite ser traducido desde su texto original. Ameritando que los interesados contacten con una agencia de traducción especializada en el campo legal. 

Entre el tipo de documentos que requieren de una traducción jurídica, encontramos:

  • Documentación laboral.
  • Decisiones y demandas judiciales. 
  • Poderes notariales y escrituras.
  • Procedimientos de arbitraje. 
  • Contratos financieros y de compraventa.
  • Auditorías, cuentas y memorias anuales. 
  • Testamentos.
  • Fideicomisos.
  • Escrituras y estatutos sociales de empresas.
  • Acuerdos de juntas de accionistas.  
  • Documentos que certifican propiedad industrial o intelectual. 
  • Pólizas de seguros, informes de siniestros. 
  • Normativas y legislación extranjera. 

¿Es igual la traducción legal y la traducción jurada?

En la traducción de textos existen modalidades diversas, según el campo de aplicación o temática a tratar, definiendo algunas diferencias entre ellas. 

Al referirnos al caso de la traducción legal, esta puede ser realizada por experto en materia legal que interviene como traductor jurídico, quien se abocará a trabajar sobre algún documento legal o del ámbito del derecho. 

Mientras que la traducción jurada es una traducción realizada por un traductor jurado que certifica y da la veracidad de la traducción sobre documentos de variado ámbito

Otra de las diferencias radica en que la traducción de documentos jurídicos, puede ser presentada de manera oral o escrita, mientras que la traducción jurada debe ser en un medio impreso, como una exacta reproducción de un texto llevado a otro idioma. Para que tenga plenos efectos legales debe estar sellada y firmada por un traductor habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

En ambos casos la calidad del servicio de un traductor legal y de un traductor jurado es equiparable, solo que el primero no está acreditado para realizar traducciones con carácter oficial.

¿Es obligatorio que una traducción legal también sea una traducción jurada?

En el mundo legal existen muchos documentos jurídicos que no revisten carácter oficial. Por tanto, traducir este tipo de textos es propio de un traductor jurídico profesional, conocedor de la materia y la realidad jurídica propia de los países involucrados. Dentro de este tipo de documentos se encuentran las leyes, decretos, jurisprudencias o textos divulgativos. 

En relación con documentos como testamentos, contratos, escrituras, actas, sentencias u otras resoluciones judiciales, tampoco requieren de traducción jurada. Pero atención, sí y solo sí estos textos van a ser utilizados en el ámbito privado, y por ende no ocasiona consecuencias legales de carácter oficial. 

Es decir, sí necesitarás certificar con una traducción jurada en caso de que algún organismo oficial los requiera.

Cuando se necesite presentar algún tipo de documento jurídico ante la administración pública o alguna institución, la traducción deberá ser certificada para que sea considerada oficial. En este caso estamos ante una declaración legal jurada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *